Read this blog in your language!

lunes, 22 de octubre de 2012

No estaba muerta, que estaba...

Pero bueno, bloggeriamente hablando sí que he muerto, últimamente me resulta cansino publicar aquí, todo me es más sencillo en fb, así que sintiéndolo mucho, esta es la última entrada del blog.

Si alguien quiere seguir viendo mis creaciones (que esas sí que están activas), puede cotillear aquí:

Que además es mi nuevo nombre, con el que me siento mucho más identificada:

lunes, 7 de mayo de 2012

On fire!!!

(Gracias por expresarlo tan bien, http://theknittingforartexhibition.blogspot.com.es/)

O bueno, también podríamos decir, "a toda prisa porque no te da tiempo" pero queda mucho mejor en inglés.

Será que tengo muchas cosas que hacer de trabajo, porque últimamente mi cerebro se distrae mucho y tiene ideas semi-geniales de nuevas creaciones.

Además, como ahora tenemos el incomparable escaparate del Hangarmarket (deberíais ir, está genial) para lucirlas, pues claro, una se anima mucho.

Pero, como siempre, voy tan tan ajustada de tiempo que no me ha dado ni para hacer unas fotos decentes e individuales... qué le vamos a hacer...

Aquí podéis ver alguna hecha con la Zarzamora in situ.

Estoy esperando a otras que hicimos con una cámara digna, en cuanto las tenga, las cuelgo ¡Prometido!

jueves, 19 de abril de 2012

Hallazgo mexicano

He tenido la suerte de pasar 15 días en México, la excusa ideal fue la boda de una amiga... un evento así no hay que perdérselo, porque es bastante probable que no se vaya a repetir.

Claro, ya que vas, ¿cómo vas a estar sólo lo justito? Pues no, tocaba turisteo y mochileo.

El tour comenzó en la zona de Chiapas (ma-ra-vi-llo-sa, no puedo dejar de recomendarla): clima tropical, selva, vegetación exhuberante, templos mayas, cascadas... una pasada.

En mi sempiterna búsqueda de artículos tejeriles varios, me di cuenta de las limitaciones en la asociación calor-lana, así que dejó de ser objetivo prioritario. Pero sí que veíamos muchos artículos tejidos con un tipo de hilo sintético y brillante que emplean por ejemplo para hacer hamacas y también bolsos. Si el producto acabado era tan barato, supusimos que el material en bruto tenía que ser baratísimo... Pues fue imposible de encontrar. Ahora ya de vuelta he descubierto que es hilo de polipropileno y lo venden por toneladas más o menos, así que casi que no.


Peeeero, siempre hay sorpresas inesperadas en los viajes y en nuestra parada en San Cristóbal de las Casas, que tiene un clima mucho más frío, descubrimos que sí que había lana de oveja y tuve la suerte de ver a varias mujeres hilando.

Os muestro una de un pueblito maya llamado San Juan de Chamula (increíble, se sigue organizando a través de rituales y su modelo religioso es cuanto menos impresionante) que nos hizo una demostración a cambio de una propinilla (podéis verla haciendo el típico truco de "Dame algo..." "¿Tiene cambio de x?" "(Hago como que miro en una cartera vacía) No mujer, pero llévate a cambio una bonita carterita". Y eso que era sordomuda, qué lista la joía.

video


En fin, lo más interesante es que, como podéis ver, sus husos son mucho más largos, tienen una fusayola de forma troncocónica (hombre, que se note que soy arqueóloga, ¿no?) en el extremo inferior y se utilizan apoyados sobre un coco o superficie similar, sobre el que se gira el huso con la derecha mientras que con la izquierda se sostiene el manojillo - y digo manojillo y no churrete pre-preparado- de lana cardada. Ni os imagináis lo fino y regular que la salía el hilo...

O sea, bastante diferente a nuestra tradición, de tener un huso no muy pesado, que cuelga y gira, mientras se hila con ambas manos y se sostiene con el sobaco (a modo de gaita) un palo con un churrete de lana cardada... Creo que soy más clara poniendo esta foto:

Al final en un puestecillo del mercado de alimentación de San Cristóbal, nos encontramos con una viejuca que también estaba hilando y que tenía varios usos y ovillos para vender. Como os podréis imaginar no me pude resistir. Incluso me senté un rato a que me enseñara a hilar... qué desastre... no os hacéis una idea de lo que se rió la buena señora de mí. Además de que estaban de espectadores todos los tenderos de los puestos de fruta de alrededor, que tenían caras entre "estos europeos, se creen tan inteligentes y míralos, ni dar vueltas a un palito saben" y "mira qué bien que hoy tenemos espectáculo de humor gratuíto"...

Total, clase personalizada cuyo resultado fue seguir sin saber hilar, pero salí con mi huso (con hilo cardado por la señora, no por mi, obviamente), mi coco, un manojillo de lana para que siguiera intentándolo - se ve que la señora no me daba del todo por perdida - y dos ovillos de unos 100 gr de lana natural sin teñir. ¿Precio total? Unos 15€ al cambio, creo. O sea, fe-no-me-nal.


Os dejo una fotillo en la que se ve todo. El huso no sé de qué madera estará hecho, pero es dura y suave. La verdad que temí un montón por su integridad, todo el día con la mochila para arriba y para abajo y con el maltrato al que las someten en los aeropuertos. De meterlo en la mochila de mano ni hablamos, es largísimo y con esas puntas podría considerarse arma de destrucción masiva.

Probablemente el proyecto al que destine esta lana sea algo así. Es demasiado natural = pica, como para ponértela al cuello. Y además tengo que lavarla o airearla o sacarla a un prado a que la de un poco el sol sobre la hierba porque huele a ahumado que ni el salmón noruego, oiga.

miércoles, 21 de marzo de 2012

El rincón de la creación

Hay una parte de mi pequeño hogar que es mi alegría de la huerta y caja de riquezas (laneras) personal.

Aquí es donde se cuecen la mayoría de mis ideas, veamos:


¿De abajo a arriba o de arriba a abajo????

Empezaremos por abajo mismamente: 
Tenemos, en el lado izquierdo, un cesto de plástico trenzado negro que contiene proyectos a medias... un gorro sin adornos, un cuello demasiado justo, unos chales que no me motiva cómo quedaron y encima una bolsa del gato negro con unas madejas que tengo que ovillar ya de ya (y de esto hace ya...).
En el lado derecho hay un cesto de plástico trenzado blanco que contiene lanas ovilladas y todavía sin un uso claro o lanas de las cuales sólo queda un ovillín después de haber dado a luz a proyectos más grandes. Es que aquí no se tira nada, oiga.

Y en la parte central y como plato fuerte:
Balda inferior: madejas por ovillar (ufff, hay muchas)
2ª planta: lanitas chachis que están esperando un proyecto que las quiera: ahí están las zauberball de distintos colores, unas rizosas raras de stop, un ovillaco de una lana que me mola mucho (y de la cual hice una capuchfanda a una amiga) y que está esperando transformarse en un gorro, unas madejas de rafia natural (que también están esperando convertirse en un bolso desde el año pasado) y etc.
3ª planta: Ahí están los rollos de trapillo y las últimas adquisiciones: lanas chachis alemanas, unas katia mu molonas, unas zauberball que tengo que tejer y convertir en un bolso para que sean mi primer proyecto afieltrado y por detrás están unas cuantas lanas multicolores del tiger que están molonas pero que ya hasta el invierno que vienen van a ser marginadas, es triste pero es así.
4ª planta: las armas de destrucción masiva: una caja negra llena de agujas de doble punta de madera que me hizo Cacho y de agujas rectas de un grosor y longitud razonables (o sea, que caben dentro). Inmediatamente encima, aunque no se percibe, tengo una lata-costurero, con los achiperros básicos: metro, dedales, agujas, tijerillas, alfileres... amos, lo de siempre, pero la caja tiene dibujos costureriles mu molones (la línea naranja que se ve, es un metro por ejemplo). Al lado están las armas pesadas: agujas rectas del 9, 20 y 25, agujas circulares del 20 y ganchillo del 20 también. Y a su otro lado está el costurero del Ikea que tiene unas súper tijeras corta todo, unas tijeras que cortan en piquillo y otros varios.
En la 5ª planta hay un pequeño popurri: lanurrias de los chinos para pequeños proyectos y un mix de libros de patrones con libros de cocina ¿Qué hacen aquí los libros de cocina? Ellos mismos no lo saben, pero dicen que se encuentran mejor ahí que entre las novelas... si a ellos les va bien, a mí también.
Y por último la 6ª planta, aquí sí que están las novedades más novedosas de todas: 9 (sí 9, qué pasa) botecitos llenos de bonitos botones (aiinnnnsss qué bonicoooos, cómo mola ir al rastro y que haya sorpresas de este tipo, en breves nuevas creaciones!), una bolsa petada (literalmente) de zepelines de algodón multicolor (próximamente se verá en qué se están transformando) y por detrás y aunque no se vea, hay una caja con lana pomponosa de katia, que es mu mona pero no hay dios que la teja. Así que sigue en su envoltorio original.
Y para completar la decoración un patuquito cuquísimo que hice, pero que era demasiado peque y un peine-peina-perros-que-yo-uso-para-peinar-bolsos-y-cuellos-peludos.

Sí, sí, sí, sí, lo sé. 
Aunque parece mucho no está todo, porque no he mencionado por ejemplo... ¿dónde están los ganchillos? Pos están en un estuche, junto a otro estuche de ganchillos de reserva (¿¿¿Reserva para qué??? Para nada, lo que pasa que se me antojan muchos y voy almacenándolos... es que son tan bonitos...) en una baldita al lado del sofá - así están más a mano.

O por ejemplo ¿Y las bolas de madera? ¿Y las furnituras? ¿Y los hama? Vaaaaale, resulta que también tengo un cajón complementario donde están el resto de las cosas, pero no le he hecho foto porque no me he acordado y también porque no se iba a ver todo tan bien como aquí, es un poco villadesorden.

En cualquier caso. Que estoy mu orgullosa yo de mi estantería prefabricada con 3 "mesillas" del Ikea y velcro y mucho más de su contenido. Quién diría que el año pasado esto eran las baldas interiores de mi armario...

Y en próximas ediciones: "Laneras por el mundo" Resumen del episodio: 3 miembros de ¿En Punto o a y Media? se van de bodorrio a México... ¿Las dará tiempo a pasearse por las tiendas de lana y artesanía?

miércoles, 15 de febrero de 2012

Últimamente...

Últimamente estoy en plena fiebre creativa, no sé si será el frío polar o el aburrimiento crónico (no, creo que esto último no puede ser definitivamente).

Así que aprovechando que estoy en racha, aquí van las últimas creaciones:

Usando cuatro preciosos ovillos de alpaca traídos del mismísimo Perú he aprovechado para hacer una bufanda larga que te quiero larga y muy ponible.

Toda llena de ochos, que si antes no me atrevía con ellos ahora estoy lanzadísima. Tiene los extremos con franjas más estrechas y la parte central con franjas más anchas. El patrón, cómo no, aquí.





Después y aprovechando una propuesta de Sandra de hacer un tejijuntas, pues aquí tenéis una bufanda mágica de esas multiusos. Pese a que la lana me mola un montón, no me acaba de gustar. Sólo usándola como cuello y aún así me parece que se abre demasiado... en fin, el patrón es sencillísimo aunque a mí no me haya entusiasmado.

Y ahora estoy haciéndome un gorrito con orejeras (todavía estamos en ello) para hacer juego con una bufanda que me hice con Katia Aloha y que veo yo que o hago un complemento o me la voy a poner muy poquito... éste desde luego tiene mejor pinta, además de ser muy sencillo. Estoy haciendo una variación mía propia para el gnomey hat.



Véase la dicha bufanda


Y por último y para que se vea que también hay vida más allá de la lana, aquí están unos brochecitos de hama



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails